miércoles, 3 de febrero de 2010

... 37 veces ...


Duele... creerás que no... pero duele. La corrupción es lo de menos... lo peor es notar lo poco que importan los miembros perdidos, no poder controlar la situación ante la perspectiva de carne fresca, el control absoluto que esta enfermedad ejerce sobre la mente. A veces parece que seamos autómatas estúpidos e inquietos, moviéndonos únicamente bajo la guía del deseo. Desearía hacer que parara... pero mis células se agitan ante la mera contemplación de tu piel... y necesito acercarme... notarte cerca, tanto como puedes estar cuando te devoro desgarrándote lentamente, deleitándome en un proceso que ya es casi mecánico... Poco importarán las estúpidas guías de superviviencia que puedas haber leído, de donde extraes lemas idiotas tales como "mata y remata"; o el heho de que intentes huir... Queramos o no, he (re)nacido para esto, conozco a mis víctimas; y, aunque imbécil, soy implacable. Shhh... éstate quieto... déjame hacer mi trabajo... todos somos depredadores, lo único que tienes que entender es que, al menos en la cadena alimenticia, estoy por encima de ti. Y no te preocupes, cuando mastique lo haré exactamente 37 veces, ante todo, soy una señorita.

... NäDä, princess of the zombies ...
 (they are the only ones who love & bear me) ...

1 comentario:

  1. ... con una mano en el corazón.

    Más que fragarante O.O

    ResponderEliminar